sábado, 2 de noviembre de 2013

CUENTOS E HISTORIAS PARA LA TERNURA. El cuento de este día 2 de noviembre del 2013.

En este día que estamos con nuestros difuntos y difuntas en nuestras casas


Amigas y amigos

Este día les envío esta historia que escuché por primera vez allá por el año del 2005 en la voz de Silvia Paglieta, narradora argentina. La historia es muy conmovedora. Ojala y les guste.

En el borde del barranco

Jorge Accame



La mujer apareció de golpe sobre la ruta y le hizo señas para que se detuviera. El hombre frenó en la banquina unos metros más adelante. Ella se acercó y asomándose hacia adentro por la ventanilla, le dijo:

-        ¿Puede ayudarme? Mi auto se desbarrancó.

Elhombre miró y descubrió un cartel arrancado y la huella profunda de unas ruedas que terminaban en el vacío.

- Suba – le ofreció.

Pero ella dijo que iría a pie para mostrarle el camino.

El hombre la siguió hasta la curva. La vio parada en el borde del barranco, con el brazo extendido, inmóvil por unos segundos.

Luego la perdió en la neblina.
Bajó de la camioneta y cerró con llave. En el fondo del monte divisó un automóvilrojo atorado en la maleza. Era un atardecer nublado y el verde de las plantas resplandecía.

- Señora - llamó.

Comenzó a descender lentamente porque la barranca era casi vertical. Resbaló dos veces antes de llegar y se rompió el pantalón. Pensó en la mujer. Se preguntó cómo se las había arreglado en una pared tan escarpada.

- Señora – llamó otra vez.

Escuchó un llanto de niño que provenía desde el interior del auto. Se aproximó y através de los vidrios astillados distinguió en el asiento de atrás un bebé de meses.

Enel sitio del conductor había un cuerpo doblado sobre el volante.

El hombre tanteó las puertas pero estaban trabadas. Con cuidado, terminó de rompe rel parabrisas. Se retorció hacia adentro, llegó hasta el niño y lo sacó. Lo apoyó en el pasto, envuelto en su campera.

Luego volvió por el conductor. Era la mujer que lo había detenido en la ruta. Empujó su cuerpo suavemente hacia el respaldo. En el peso comprendió que estaba muerta. Una muerta serena, sin muecas de dolor ni de miedo. Sólo en los suaves labios morados se alargaba un suspiro de cansancio, porque su instinto de hembra la había forzado a trabajar más allá de las jornadas humanas.