domingo, 24 de abril de 2016

LA MÚSICA DEL CORAZÓN. Domingo 24 abril 2016.


Cuando éramos niños nos gustaba jugar todo el día. Juntos asistimos a la escuela primaria Vasco de Quiroga, allá en el barrio de Tepito. A menudo comíamos juntos en mi casa o en la suya. Años de niñez que entrelazan las almas, las amistades, el amor familiar.

Hoy Miguel Ayón amanece a mi lado, recostado en mi cama, Después de platicar horas y horas de recuerdos y actualidades, durmió ahí, cuidando mis sueños y mis dolores. Atento a mis necesidades, hablando palabras de ternura y guardando silencios de solidaridad.

Así es mi primo, un verdadero hombre solidario, amoroso, tierno. 

Gracias Miguel, por estar conmigo, hoy, en esta lucha por la vida, gracias por recordarme tantas aventuras de la escuela primaria, de nuestras vidas jugando fut bol americano en el equipo de los Vietnamitas de la Preparatoria 9, y muchos episodios de nuestras vidas paralelas.

Te quiero mucho. Un abrazo.