domingo, 15 de marzo de 2015

Cuentos e historias para la ternura. La historia de este día domingo 15 de marzo del 2015. LA EXPEDICIÓN PUNITIVA.

Amigas y amigos, hace 99 años, el 15 de marzo de 1916, nuestro país fue invadido por tercera ocasión por los Estados Unidos de Norteamérica. Esta invasión se le ha llamado “Expedición punitiva“ ocultando así su carácter , ya que la palabra expedición significa “excursión“ y carece de carácter militar.

Su pretexto fue buscar a Pancho Villa por el ataque de la División del Norte a Columbus. 15 mil soldados,  y 500 aeroplanos invadieron México. A diferencia del gobierno de Venustiano Carranza, el pueblo  resistió y se enfrentó a los gringos.

Hoy les envío dos historias de este tema. La primera se refiere a la resistencia presentada en Parral, y la segunda es la historia en el corrido mexicano  La expedición punitiva, que como muchos corridos, narran nuestras historias. Espero que les guste. Un saludo.





¡¡¡Viva Villa ¡¡¡ Elisa Griensen.





Piedras, palabras y mucho valor. Fue todo lo que necesitó Elisa Griensen el 12 de abril de 1916 para expulsar de Parral, Chihuahua, a un contingente militar estadunidense que había invadido la ciudad en busca de Pancho Villa. Al frente de un grupo de estudiantes de quinto grado de primaria, con la bandera nacional en una mano y un fusil máuser en otra, la joven mujer arremetió contra los invasores y los obligó a retirarse. El hecho fue determinante en el fracaso posterior de la expedición punitiva del general John J. Pershing y su poderoso ejército. Suena increíble, pero fue cierto.

Pancho Villa atacó Columbus el 9 de marzo de 1916, en protesta por que el gobierno de Estados Unidos reconoció a Venustiano Carranza como presidente de México. El 15 de marzo Pershing ingresó en territorio nacional con un contingente de soldados, en busca de quien entonces era considerado por ellos un asesino y bandolero.

En 1916 Elisa Griensen Zambrano tenía 28 años y estudiaba en Estados Unidos. En abril de ese año fue de vacaciones a su ciudad natal, donde encontró a las tropas invasoras. Indignada, se dirigió al presidente municipal, José de la Luz Herrera, para reclamarle su pasividad.

Ante la indiferencia de Herrera, Elisa se introdujo a la Escuela 99, se dirigió al grupo de quinto año y motivó a los 24 alumnos a seguirla para defender la soberanía nacional. Se le escuchó decir: “He buscado ayuda y no me han secundado; sin embargo… alguien tiene que hacer algo”. 

Gritando vivas a Villa, el contingente de jóvenes armados con piedras –seguidos por cada vez más gente– atacó a los militares estadunidenses, con un saldo de dos solados muertos y dos heridos.


Elisa Griensen: su acto heróico en la Revolución Mexicana.
Armando Camacho Griensen. 
Ediciones Gernika.








Corrido de la expedición Punitiva

Autor: Luis Hernández (1929)
Intérpretes: Luis Hernández, Leonardo Sifuentes, 1929


Parte I

Nuestro México, febrero veintitrés,
dejó Carranza pasar americanos,
veinte mil hombres, doscientos aeroplanos
buscando a Villa por todito el país.

Y Carranza les dice afanoso,
que si son hombres y saben perseguir
- Les doy permiso de que busquen a Villa
y que se enseñen también a morir -.

Cuando entraron los güeros de Texas,
fatigados de tanto caminar,
con siete horas que llevaban de camino
los pobrecitos se querían regresar.

Ya comenzaron las expediciones,
los aeroplanos comienzan a volar,
se repartieron por distintas direcciones
buscando a Villa que lo querían matar.

Francisco Villa, al ver las fuerzas punitivas,
luego al momento también se preparó,
se vistió de soldado americano
y a sus tropas también las transformó.

Los aeroplanos, al ver la bandera
con las estrellas que Villa les pintó,
se equivocaron y bajaron a la sierra
y prisioneros Villa los agarró.

Francisco Villa ya no anda a caballo,
ni su gente tampoco andará,
Francisco Villa ahora es dueño de aeroplanos
que los consigue con facilidad.

Parte II

Si porque somos poquitos mexicanos
dicen los güeros que nos van a acabar,
nada importa que traigan mil cañones
si en la sierra los vienen a dejar.

Cuando entraron al estado de Chihuahua
toda la gente azorada se quedó
de ver tanto soldado americano
que Pancho Villa en los postes les colgó.

Cuando entraron los güeros a Parral,
buscando harinas, galletas y jamón,
hombfres, mujeres y niños les decían:
- Allí hay pólvora y balines de canón -.

Porque dicen que en México se muere
y que de diario se matan por allá,
con un solo mexicano que nos quede
nuestra bandera en sus manos flotará.

Francisco Villa era un hombre guerrillero,
sus artilleros al pie de su cañón,
quemarían hasta el último cartucho
pero en defensa de nuestra nación.

¿Qué pensaban los americanos,
qué combatir era baile de carquís?
Con la cara cubierta de vergüenza
se regresaron de nuevo a su país.

Nada importa que tengan los güeros
acorazados y tanques a maizal,
aeroplanos y automóviles blindados
pero les falta lo que al carrizal.


http://www.fte-energia.org/pdf/e205-19-20.pdf