jueves, 18 de julio de 2013

CUENTOS E HISTORIAS PARA LA TERNURA. Tres historias para este viernes 19 de julio del 2013.




Amigas y amigos

El día  20 de este mes de julio se cumplen 90 años del asesinato de nuestro Francisco Villa, ordenado por la mancuerna de Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles.

Pancho Villa sigue viviendo en los corazones de los pobres de este país y en quienes queremos un mundo en donde quepan todos los mundos. Obregón y Calles siguen siendo venerados por los priísta
smexicanos.

Esta lucha diaria de la memoria en contra del olvido nos obliga a recordar y re pensar a aquellos y aquellas que lo dieron todo para que México sea de los mexicanos.  En esta ocasión les envío tres historias escritas por Eduardo Galeano para recordar al Centauro del Norte… y como decía mi abuelo el coronel Emeterio Rivera:   ¡Viva Villa  Cabrones! ¡Muera el ejercito de los gringos!.
Ojala y les gusten estas historias. Un abrazo.

 
1916
Columbus

América Latina invade los Estados Unidos
Llueve hacia arriba. La gallina muerde al zorro y la liebre fusila al cazador. Por primera y única vez en la historia, soldados mexicanos invaden los Estados Unidos.

Con la descuajaringada tropa que le queda, quinientos hombres de los muchos miles que tenía, Pancho Villa atraviesa la frontera y gritando ¡Viva México! Asalta a balazos la ciudad de Columbus.


1923
Campos de Durango

Pancho Villa lee "Las mil y una noches", deletreando en voz alta a la luz del candil, porque ése es el libro que le da mejores sueños; y despuésse despierta tempranito a pastorear ganado junto a sus viejos compañeros de pelea.
Villa sigue siendo el hombre más popular en los campos del norte de México, aunque a los del gobierno no les guste ni un poquito. Hoy hace tres años que Villa convirtió en cooperativa la hacienda de Canutillo, que ya luce hospital y escuela, y un mundo de gente ha venido a celebrar.

Está Villa escuchando sus corridos favoritos cuando don Fernando, peregrino de Granada, cuenta que John Reed ha muerto en Moscú.

Pancho Villa manda pararla fiesta. Hasta las moscas detienen el vuelo
- ¿Qué Juanito murió? ¿Mi cuate Juanito?
- El mero mero

Se queda Villa entre creyendo y no creyendo.
- Yo lo ví -se disculpa don Fernando-. Está enterrado con los héroes de la revolución allá.
Ni respira la gente.Nadie molesta al silencio. Don Fernando murmura:
- Fue por tifus, no por bala.
Y Villa cabecea:
- Así que murió Juanito.
Y repite:
- Así que murió Juanito.

Y calla. Y mirando lejos,dice:
- Yo nunca había escuchado la palabra socialismo. Él me explicó.

Y en seguida se alza y abriendo los brazos increpa a los mudos guitarreros:

- ¿Y la música? ¿Qué hay de la música? ¡Ándale!


1923
Parral


Nunca pudieron amansarle el orgullo
Con el general Villa se equivoca Obregón.

A Pancho Villa no hay más remedio que matarlo a balazos. Llega a Parral en auto, de mañanita. Al verlo,alguien se frota la cara con un pañuelo rojo. Doce hombres reciben la señal yaprietan los gatillos.

Parral era su ciudad preferida, Parral me gusta tanto, tanto y el día que las mujeres y los niños de Parral corrieron a pedradas a los invasores gringos, a Pancho Villa se le saltó el corazón, se le desbocaron los caballos de adentro, y entonces lanzó un tremendo grito de alegría:

- ¡Parral me gusta hasta para morirme!



                                                                                       Eduardo Galeano -Memoria del fuego 3