domingo, 5 de julio de 2015

Cuentos e historias para la ternura. El cuento de este día domingo 5 de julio 2015. LA SILLA QUE NO TENÍA SENTADERA. Clandestino Rueda.

Amigas y amigos

Hoy les comparto un cuento de Clandestino Rueda, un cuentero colombiano que hace un trabajo muy valioso e interesante en Cali y en ese país sudamericano. 
Tuve oportunidad de conocer a Clandestino y el trabajo que desarrolla en el año de 2006 en el Encuentro Unicuento de la Universidad de Santiago de Cali. Hace unos días él publicó una nota sobre la realidad en su país que me pareció muy interesante, platicamos brevemente y me regaló este cuento para mi blog. Gracias Clandestino y que tu trabajo sea siempre fructífero. 
Espero que a ustedes les guste este cuento.

Hoy caminaba por el rio Pasto, bueno lo que 

queda, y me acorde de un pequeño cuento 

que hace mucho rato escribí. 



La silla que no tenía sentadero.






Había una vez una silla que no tenía sentadero,

Pasaba sus días tristes abandonada en el patio de una 

casa, olvidada, desecha, al sol y al agua, sentía que 

su  existir no tenía sentido…

La silla cansada de tanto olvido, y con todo su 

existencialismo, camina hasta el puente que daba al río y 

desde  allí se arroja sin pensar en nada…

Al otro día en primera página y a todo color el titular “se 

encontró el cadáver de una silla un colchón y una 

nevera viaja en las orillas del río”. 

Nadie entiende cuales 

fueron los motivos de este suicidio colectivo.


Clandestino Rueda .

De la colección “cuentos de los objetos vivos”