sábado, 18 de julio de 2015

LA MÚSICA DEL CORAZÓN. Sábado 18 de julio del 2015. LAS LETRAS DE SOFÍA.






Llevo años impartiendo el taller de cuentacuentos en esa cárcel de mujeres. Ayer viernes, al terminar la sesión, una de las participantes se acercó discretamente a mi, en su voz clara me miró a los ojos y me dijo “Profesor, escribí esto para  usted“ y me tendió su mano con una pequeña hoja de papel con letras escritas con tinta azul.

Muchas gracias , contesté con una sonrisa, lo leeré en mi casa. Y ella sonrió también.

Ahora, aquí sentado, leo el siguiente texto

“Gracias por ser parte de mi vida.
Esta vida nueva en la que me encuentro ahora
que realmente no ha sido del todo mala
ya que gracias a ti he visto este panorama
desde otra perspectiva que me ha servido de mucho.
Quiero que sepas que en cada situación por la cual paso pienso en ti y el impetu que posees.

Gracias.

Sofía“

Recuerdo que ella llegó al Taller en la sesión de mayo. Llegó en silencio, con su mirada  de desconfianza, mirada de ternura, mirada de profunda tristeza.  Callada la mayoría del tiempo, llora mucho en los temas de reflexión, llora mucho en las técnicas de trabajo.

Ella llora, llora y llora. Detrás de esa expresión de mujer dura, hay una niña herida, he pensado, y estoy seguro que igualmente, hay una mujer artista que llora, a veces por dolor, a veces por alegría.


Sus letras me hacen sentir que nuestro trabajo está siendo correcto, acompañarnos con las alumnas, con los cuentos y la narración oral, en este difícil momento de sus vidas, de nuestras vidas, de mi vida, de la vida de nuestro país.